cabecera
confiteriacubero.com
banner
   

El canal constituye uno de los pocos intentos realizados por sacar a Castilla de su secular aislamiento. Concebido como vía de comunicación, ponía en contacto la región cerealista de Tierra de Campos con la cuenca fluvial del Duero. El canal cayó en desuso con la aparición de ferrocarril y en adelante sólo se usó para el regadío.
El transporte del grano se hacía mediante barcazas tiradas por mulos desde los “campos de Sirga”, caminos paralelos al canal. El recorrido estaba jalonado por esclusas, batanes, molinos y fábricas de harina que todavía se conservan.
Las obras de construcción se prolongaron casi un siglo dada la envergadura de la obra y las sucesivas interrupciones por causas económicas. El proyecto fue firmado por Antonio de Ulloa y Car, ingeniero que realizó obras tan significativas como el paso de Despeñaperros